RECORDANDO LA ESCRITURA

03 diciembre 2018 1

Autora: Cristina Azahara Garcia Peña.

 

Aunque cada vez estamos más acostumbrados a lo audiovisual y en lugar de leer mensajes vemos vídeos o imágenes sobre lo que nos interesa o buscamos, la escritura sigue formando parte de nuestro mundo desde una edad muy temprana.

Aprendemos a leer y a escribir prácticamente a la vez, por tanto la escritura se integra en nuestra vida desde pequeños, siendo importante que sepamos desarrollarla con corrección y en ello se esfuerzan desde nuestro sistema educativo. Pero la importancia de la escritura no se queda en el hecho comunicativo únicamente. Resulta un buen mecanismo para poder memorizar cualquier tipo de mensaje o palabras que necesitemos retener en nuestra mente.

En nuestro sistema educativo la escritura tiene un valor fundamental, no solo a la hora de tomar apuntes sino también en los exámenes. Está demostrado que realizando nuestros propios manuscritos conseguimos que en nuestra mente se fije más intensamente. Cuando escribimos en un teclado, nuestro cerebro se centra en las letras y no en el  contexto, de lo que resulta una transcripción palabra por palabra. Sin embargo, cuando tomamos notas durante una reunión o curso, obligamos a nuestro cerebro a resumir las ideas principales. Este esfuerzo analítico, combinado con la visualización de las palabras en papel, mejora la memorización en gran medida.

Viene a ser como si la experiencia en sí de plasmar manualmente por escrito las ideas o términos hiciera que la propia experiencia se quedara grabada en nuestro pensamiento con mayor intensidad. Igualmente es beneficioso para la concentración, ya que se trata de una actividad muy consciente, a la vez que mejora nuestra capacidad de expresión tanto oral como escrita.

La experiencia en sí nos da la capacidad de retener los datos de un modo más duradero, por ello tomar apuntes es un buen mecanismo para recordar lo que más adelante debemos estudiar o retener. Del mismo modo la escritura tradicional es un buen mecanismo para aprender nuevas lenguas, memorizando su vocabulario y ortografía.

Además el proceso de pensar en las letras que plasmamos estimula una parte del cerebro llamada “Sistema de activación reticular”, dando más importancia a aquello en lo que estamos activamente concentrados. Sin contar con que  la imaginación se ve potenciada y que la lentitud que obligatoriamente exige la escritura manual, permite que los pensamientos sean más claros, estén mejor pensados.

De hecho, en ocasiones la escritura se usa como mecanismo de ayuda para prevenir el envejecimiento del cerebro y mejorar el Alzheimer, puesto que se trata de una excelente gimnasia que involucra nuestras capacidades visuales, motoras y mentales. Por no hablar de problemas como la dislexia, ya que es evidente que centrarnos en esto beneficia la diferenciación de letras y vocablos.

En definitiva, son tantos los beneficios, que a pesar de no ser el único método de retener o plasmar la comunicación escrita, no debemos nunca dejarlo de lado para seguir teniendo la capacidad de memorizar y no depender así tanto de las nuevas tecnologías o de la imagen en cualquiera de sus soportes. A escribir se ha dicho…

05 ABRIL 2021 1
¿Libertad de expresión?

TRABAJA LA PERSUASIÓN

TRABAJA LA PERSUASIÓN.

Autora: Cristina Azahara Garcia Peña.

LO QUE CREES CREAS

Convencer o persuadir se basa en la comunicación que tiene la finalidad de inducir, mover u obligar a alguien con razones a creer o hacer algo. Por lo tanto, contamos con la posición del emisor y su necesidad de atraer la atención y voluntad del receptor. Esto es lo que siempre se ha denominado convencer a alguien.

Argumentar es aportar razones para persuadir y en la comunicación escrita esto cobra vital importancia puesto que no contamos con lenguaje no verbal o imágenes para llegar eficazmente a quien queremos adherir a nuestro punto de vista como creadores del mensaje o de opinión.

Existen varios tipos de argumentos y al menos deberíamos hacer uso de alguno de ellos para intentar persuadir al lector. Destacaremos unos cuantos que además son útiles para el comentario de texto argumentativo. 

Leer más
Lo que crees creas
¿Libertad de expresión?

LO QUE CREES CREAS

LO QUE CREES CREAS.

Autora: Cristina Azahara Garcia Peña.

LO QUE CREES CREAS

Hay una frase muy conocida de la psicología positiva que afirma que aquello que creemos lo creamos. Se parece a aquello que asegura que somos lo que comemos, en definitiva, el hecho de pensar algo ya crea un escenario en nuestra mente que puede parecer muy real.

Algunos atribuyen este pensamiento a Marco Aurelio, emperador y filósofo, quien afirmaba: «Nuestra vida es lo que nuestros pensamientos crean», que es otra forma de decir lo que ya se le consideraba una frase de Buda: «Todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado. Si un hombre habla o actúa con astucia, le sigue el dolor. Si lo hace con un pensamiento puro, la felicidad lo sigue como una sombra que nunca lo abandona».

Es por ello, que toda manifestación que hagamos tanto oral como escrita crea una realidad reflejo de lo que somos y lógicamente de lo que pensamos. Según esta creencia cuidando nuestros pensamientos cuidaremos nuestras palabras y con ello nuestros consecuentes actos. De estos últimos derivan los hábitos que modelan nuestro carácter, lo que determinará nuestro destino. Por consiguiente, lo que verbalicemos de un modo u otro tendrá consecuencias no solo en el oyente sino en nosotros mismos. 

Leer más
1 noviembre 2020 1
¿Libertad de expresión?

CUANDO SALGAMOS DE ESTA

CUANDO SALGAMOS DE ESTA.

Autora: Cristina Azahara Garcia Peña.

Ya todos sabemos que desde marzo de 2020 nuestra vida cambió en muchos aspectos y el social es uno de ellos. Esto implica que nuestra comunicación social y laboral se basa principalmente en plataformas de entorno virtual como las videollamadas, afectando a nuestra expresión verbal.

El cambio más fundamental que se sigue produciendo por esta comunicación virtual es que intentamos ser directos y perdemos atención a los detalles. En el aspecto de resumir e “ir al grano” es posible que hayamos ganado en síntesis y concreción, sin perdernos en detalles; sin embargo, en cuestión de formalidad y profundización en un tema hemos olvidado lo que era antes. Me estoy refiriendo a que, por supuesto no es lo mismo hablar con alguien en persona que a través de una pantalla, esto lo sabemos perfectamente.

 

 

Leer más
Revista