PERSONAS vs FINANZAS

10 Junio 2019 1

  Autora: Rosa Fernández Pérez.

           

El valor del dinero no está en el dinero mismo, sino en las personas que lo usan, en las relaciones que favorece, en el bien común que crea

(Biggeri, 2014, “El valor del dinero”).

En este artículo se analiza la Asociación Fiare CyL, presente en esta Comunidad Autónoma y que tiene el objetivo de promocionar el “emprendimiento social” mediante el apoyo económico articulado dentro de un modelo de cooperación en red. La pretensión de esta asociación es la de captar recursos financieros a través de un modelo de “financiación social”, del que se hablará más adelante. Esta organización se constituye a través de personas dispuestas a apoyar la economía social y solidaria. Su objetivo es el de acercar a demandantes de fondos con ahorradores comprometidos en este tipo de economía.

Este término de “economía social y solidaria”, se refiere a aquella que antepone a las personas frente al beneficio económico, que garantiza una participación democrática en la toma de decisiones, que promueve la actividad comercial a escala local, que respeta el medio ambiente y promueve la solidaridad mutua.

Esta red, nacida desde la ciudadanía civil organizada, impulsa, dentro de la economía social y solidaria, el empleo, la financiación de proyectos y la compra de bienes y servicios que provienen de este tipo de mercado. Sus principales baluartes son, la base social y su organización de forma democrática. Nace con varios fines, según se estipula en sus Estatutos, siendo uno de ellos el de “apoyar el desarrollo en la Comunidad de Castilla y León de Fiare, Banca Ética, además de sensibilizar y colaborar en la consolidación de dicha banca”[1].

        Lo que pretende esta Asociación, dentro del modelo de “financiación social”, es potenciar la ética en la utilización del dinero y apoyar los instrumentos de financiación que sitúan a las “personas” en el centro de la economía. Según esta Asociación “El ejercicio del derecho al crédito sitúa al dinero como instrumento de relaciones más democráticas justas y solidarias” (Memoria Fiarecyl, 2016).

                En la actualidad, la financiación realizada dentro de las entidades que componen el sistema financiero, ha dejado de ser un instrumento de desarrollo de la vida para convertirse en un foco de especulación. Desde la ética de las inversiones, que promulga esta Asociación Fiare CyL, se quiere contrarrestar esta corriente y devolver la idea del dinero a su función inicial, ser un intermediario, y no un fin en sí mismo. La financiación ética, dentro de su filosofía del dinero, respalda el concepto de “derecho al crédito” consistente en priorizar la posibilidad de que toda persona pueda contar con los recursos financieros necesarios para lograr su “proyecto de vida”.

              La Asociación tiene, como ya se ha analizado anteriormente, entre sus misiones y fines, el de “desarrollar útiles financieros alternativos que apoyen el desarrollo de la economía social y solidaria”. Para conseguir estos objetivos utiliza las denominadas, “ayudas reintegrables”.

            Se consideran “ayudas reintegrables” a aquella forma de prestar dinero fuera del circuito comercial y normalizado de las finanzas. Consiste en prestarse dinero entre particulares, desde la esfera de la confianza mutua y el compromiso con otro tipo de economía. Esto se traduce, en sentido práctico, en impulsar las relaciones de cercanía entre el que produce, el que financia y el que consume. Se trata, por tanto, de organizar redes que beneficien a todo el colectivo de personas y a los negocios que desarrollan como parte de su vida. La idea es la colaboración y cooperación, porque todos tienen el mismo objetivo y comparten los mismos valores.

                La parte ética es decisiva en este tipo de negocios, por eso, existen unas actividades que se apoyan financieramente y otras que se excluyen. Algunas de las que se apoyan son:

  • eficiencia energética y energías renovables
  • medio ambiente: gestión de residuos, reciclado de materias primas, producciones eco-compatibles;
  • agricultura de proximidad: producción y comercialización de productos orgánicos (ecológicos); fomento de canales cortos de comercialización, grupos de consumo y procesos de soberanía alimentaria; comercio justo;
  • animación sociocultural: educación, cultura, deporte, centros juveniles, etc.;

 

2 ENER 2022
Un compromiso para la sostenibilidad

ECONOMIA SOCIAL SOLIDARIA

ECONOMIA SOCIAL SOLIDARIA.

Autora: Rosa Fernández Pérez.

   

En la actualidad hablar de economía social, parece una invención más que una realidad. El término hace pensar en una economía distanciada del logro de una rentabilidad monetaria.  A pesar de la percepción del vocablo, este tipo de economía existe y está regulada en una norma. La ley la define como el conjunto de las actividades económicas y empresariales, que en el ámbito privado llevan a cabo aquellas entidades que, de conformidad con los principios recogidos en el artículo 4, persiguen bien el interés colectivo de sus integrantes, bien el interés general económico o social, o ambos (artículo 2 de la Ley 5/2011, de 29 de marzo, de Economía Social).

Por tanto, esta economía está formada por empresas y entidades que realizan actividades en el ámbito privado, pero con características diferentes a las llamadas empresas del capital. Son “una forma diferente de hacer empresa”. Esta diferencia se manifiesta en su compromiso fundacional con una serie de valores y principios de actuación que constituyen su lógica organizativa y su actividad empresarial en base a los siguientes elementos: a) una clara preeminencia de las personas sobre el capital; b) la apuesta por la autonomía y democracia en la gestión; c) la solidaridad (interna y externa) y; d) la prioridad del servicio a sus miembros y a la comunidad por encima de la consecución de beneficios (Monzón, 2003; Chaves et. al, 2003).

Leer más
1 Nov 2021 1
Un compromiso para la sostenibilidad

EL ABANDONO DE NUESTROS PUEBLOS TIENE CONSECUENCIAS

EL ABANDONO DE NUESTROS PUEBLOS TIENE CONSECUENCIAS

Autora: Rosa Fernández Pérez.

   

                                                           “La Tierra ofrece lo suficiente como para satisfacer lo que cada hombre necesita, pero no para lo que cada hombre codicia” (Gandhi)

El libro de Sergio del Molino ha dado nombre a amplias zonas de la España interior: “la España vacía”, y también ha avivado la discusión política, social y económica sobre la pérdida de población de las zonas rurales. Un medio rural que supone el 80% del territorio español, pero en él solo vive el 20% de la población, y esa cifra va en descenso[i]. Cifras alarmantes que han llevado a  hablar de la “no rentabilidad económica” de ciertos servicios en los pueblos, como la sanidad, educación, transporte público, etc…

Históricamente, desde los años 50 y 60 con el comienzo de la industrialización, en España comenzó el proceso de despoblación del mundo rural, que produjo un desplazamiento progresivo de personas de los pueblos a la ciudad. En un primer momento, las ciudades se construyen para albergar a trabajadores de las nuevas fábricas e industrias, construyendo para ello, bloques de viviendas rápidas y en vertical, para alojar a la mayor cantidad de personas posibles en el menor espacio. Construcciones y formas de diseño de viviendas y edificios que favorece una vida urbana generadora de desinterés por lo que le sucede al otro (Luja y otros, 2014).  Estas aglomeraciones de población en núcleos urbanos pasan a convertirse en residencias para ciudadanía que debe producir, además de lugares que favorecen el aislamiento de las personas, la insensibilidad en todo aquello que no sean intereses personales y la desafección de lo público (Camps, 1993).

Leer más
4 mayo 2021
Un compromiso para la sostenibilidad

ETAPA DE INCERTIDUMBRE O DE CERTIDUMBRE: ES CUESTION DE PERSPECTIVA

ETAPA DE INCERTIDUMBRE O DE CERTIDUMBRE: ES CUESTION DE PERSPECTIVA.

 

Autora: Rosa Fernández Pérez.

    La vida es aquello que te va sucediendo mientras estás ocupado haciendo otros planes

 (John Lennon)

Vives en un mundo organizado, o al menos, eso crees. Todo tiene sus leyes, sus espacios, su simbología y así te sientes sereno, porque este “aparente” orden te ofrece tranquilidad. Aunque existan tormentas, terremotos, enfermedades, … ansias el equilibrio que desprende la inercia de lo conocido. Esta distribución del orden se establece desde el mundo de lo material. Así, te sientes sereno con tus sitios de ocio, tus lugares de compra, tu nuevo móvil, tu nuevo traje, …; y el consumir y ver a personas por las calles te da la sensación de alegría y de progreso.

 Este progreso alimentado desde el capital, parece que te reporta grandes beneficios materiales, pero no piensas en todas las desventajas sociales que van asociadas a él. Los valores culturales y sociales, el valor de la sabiduría, el cuidado del pensamiento, del conocimiento y los grandes pensamientos filosófico, han sido suplantados por un sistema racional, que generó, lo que Weber[1]  llamó “desencantamiento” del mundo. 


[1] Weber, Max (1864-1920), fue un sociólogo, filósofo, economista, jurista, historiador y politólogo alemán, considerado uno de los fundadores del estudio moderno de la sociología y la administración pública,

  

Leer más
Revista