Integración EFC: La actitud y las expectativas de las Familias.

06 Febrero 2020 01

Autor: Cesar Benito Gonzalez.

En este nuevo artículo continuamos ofreciendo distintas consideraciones a tener en cuenta para la construcción de dinámicas positivas de relación y participación de las familias en los centros escolares, dentro de su comunidad. El primero de los factores desarrollado en el artículo anterior fue el relacionado con los espacios del centro y su entorno. En esta ocasión voy a focalizar mi reflexión en torno a otro de los factores considerados imprescindibles para la adecuada integración escuela, familia y comunidad, poniendo ahora el acento en las familias. Me refiero a la actitud y las expectativas de las familias, pues son muy diversas y determinan en gran medida la calidad de las relaciones con el centro e incluso, el proceso de escolarización de los menores y sus posibilidades de éxito.

En este punto me gustaría introducir el concepto de Valor Social de la Educación*, de reciente definición, y que no es otra cosa que la utilidad, real o percibida, que tiene la educación para el desarrollo y la promoción de las personas en los ámbitos social y laboral; el papel de la educación como elemento de prevención de la exclusión social y como garantía de bienestar vital. Se trata en cualquier caso de poder conocer, categorizar y cuantificar qué valor otorga la familia y el educando a la educación. Este concepto de Valor Social de la Educación tiene una vertiente objetiva. El VSE-Objetivo se refleja en indicadores objetivos, como son, por una parte, los que reflejan lo que la sociedad invierte en educación (gasto público en educación, nivel salarial de los docentes…) y por otra , los que06 febrero 2020 02 manifiestan los beneficios obtenidos por la población (tasas de empleo, indicadores de calidad de vida…), estando todos ellos relacionados con las políticas educativas que se implementan y, por lo tanto, lejos de la órbita de influencia de los profesionales de la educación. Pero donde sí que puede repercutir nuestra forma de afrontar la tarea educativa, es en la vertiente subjetiva del Valor Social de la Educación. El VSE-Subjetivo es todo aquello que propicia el desarrollo de emociones hacia lo escolar, la educación y su valor para la mejora del bienestar personal. Es indudable que estas emociones pueden influir positiva o negativamente en las expectativas, la motivación y el esfuerzo, no solo del alumnado, sino también de sus familias. Hay especialistas que afirman que incluso condicionan el proceso de enseñanza-aprendizaje y que tienen una influencia directa en los resultados académicos. Son muchos los factores que determinan la percepción subjetiva que del valor de la educación puedan tener las personas. Algunos de estos factores pueden ser: el influjo de la sociedad, los medios de comunicación y las redes sociales, las experiencias propias, las del grupo de iguales, etc… Pero lo que está claro es que la familia es la influencia fundamental que el alumnado recibe; influencia que ejerce a través de su estilo educativo, de los valores que transmite, de su compromiso con la educación y el esfuerzo que dedica a la misma, de los mensajes que dirige a sus descendientes, de la asunción de su responsabilidad para la consecución de objetivos escolares,… Y es realmente alarmante leer que el valor subjetivo que las familias dan a la educación viene condicionado en parte por la situación socio-económica de la familia, de tal manera, que precisamente las familias con menos medios económicos o un bagaje cultural más precario, consideran la escuela de poca utilidad, por la escasa relevancia que suponen tendrá para que sus hijos e hijas modifiquen su situación de partida.

El papel del profesorado de Servicios a la Comunidad aparece como elemento relevante en este sentido; como nexo entre la escuela y la familia. Pero si es en algún modo imprescindible la labor que los PTSC pueden realizar para la mejora de las expectativas y la motivación del alumnado y sus familias, es precisamente con aquellas familias en situación de vulnerabilidad. Los miembros de estas familias, tanto progenitores como sus hijos e hijas, son especialmente sensibles a interpretar de forma negativa los mensajes que reciben de la escuela, en la misma medida en la que son receptivos hacia aquellas iniciativas y formas de trabajo y relación con las familias que valoran su papel y lo integran en la tarea educativa que comparten con ellas.

De forma general, las iniciativas en las que el profesorado de Servicios a la Comunidad puede participar de forma directa o como elemento de asesoramiento y apoyo deben estar dirigidas a incentivar desde los centros 06 febrero 2020 03la participación colectiva de las familias, pues su interés se reduce en muchos casos al seguimiento del rendimiento académico de los hijos e hijas, que es el mensaje que mayoritariamente se les traslada desde el centro. Igualmente sería relevante indagar sobre los intereses y necesidades de las familias, y ofertar formación vinculada a la cultura escolar e incluso al currículum para acercar la realidad del alumnado a las familias y lograr una mayor implicación de las mismas con la escuela. También sería adecuado establecer, sobre todo en la educación secundaria, aquellos servicios que resulten imprescindibles para la conciliación de la vida doméstica y la escolar, sobre todo para el alumnado con mayores dificultades, desde una óptica comunitaria (comedor escolar, actividades de refuerzo…). Otra iniciativa fácil de implementar supondría explorar vías para la implicación de las familias en el aula y con los aprendizajes del alumnado, accediendo al aula para participar como colaboradores o aprendices. También se pueden proponer vías de participación de las familias como guías en las jornadas de puertas abiertas, de orientación o de presentación de distintos programas con otras familias, o participación voluntaria en los viajes o actividades extraescolares…

Pero cuando hablamos de la participación de las familias en el sistema educativo no podemos dejar de mencionar a las Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos, los AMPAs. El papel del AMPA en un centro educativo es muy relevante a la hora de conformar y difundir entre las familias una idea y una actitud determinada sobre el centro en cuestión y sobre la educación en general. Y es precisamente la postura que toma un centro escolar en su relación con el AMPA de su centro el mejor termómetro para valorar su consideración con respecto a la propuesta de integración de la escuela, la familia y la comunidad. Por este motivo, es conveniente que desde los centros educativos se potencie la participación de las familias en la gestión y las actividades del AMPA, como una herramienta para la mejora del clima escolar y del rendimiento académico, valorando su papel a fin de lograr una mayor implicación y mejor dinámica escolar y comunitaria. En este sentido es muy relevante el papel que, a partir de sus funciones, puede jugar el profesorado de Servicios a la Comunidad, en la mediación y el asesoramiento para la adecuada relación entre el AMPA y el centro educativo.

*Para más información sobre el concepto de Valor Social de la Educación consultar los trabajos de Jesús M. Jornet y otros colegas de la Universidad de Valencia.

César Benito González es PTSC en el EOEP General de Portillo (Valladolid)

Blog: www.educacionyculturapopular.com

Linkedin: www.linkedin.com/in/cesarbenito            

Servicios a la Comunidad

Se pone en marcha la Asociación castellanoleonesa de Profesorado de Servicios a la Comunidad

Autor: Cesar Benito González. Es de sobra conocido el papel del asociacionismo en nuestra sociedad, como derecho fundamental reconocido en la Constitución y como instrumento de participación comunitaria, además de tratarse de una tendencia natural propia de las personas, como recoge el preámbulo de la Ley Orgánica 1/2002, de 22 de marzo, reguladora del Derecho […]

Leer más
Servicios a la Comunidad

Un PTSC en cada centro educativo.

Autor: Cesar Benito González. Con la llegada del mes de marzo, la mesa estatal del Profesorado de Servicios a la Comunidad, ha puesto en marcha la campaña informativa “15 razones para 1 PTSC en cada centro educativo”. Esta plataforma de profesorado, que aglutina los intereses de los colectivos de PTSCs de varias comunidades autónomas, quiere […]

Leer más
1 Ener 2022 2
Servicios a la Comunidad

La infancia y la adolescencia en el centro de la atención del PTSC

La infancia y la adolescencia en el centro de la atención del PTSC.

Autor: Cesar Benito Gonzalez.                       

Ya he analizado en artículos anteriores el papel central del profesorado de Servicios a la Comunidad en la necesaria integración entre la escuela, la familia y la comunidad. Dentro del sistema educativo es la figura del profesorado de Servicios a la Comunidad la que tiene reservadas las funciones más directamente relacionadas con el entorno sociocomunitario, la realidad sociofamiliar del alumnado y la defensa y protección de sus derechos, sin menoscabo de la responsabilidad y compromiso de los equipos directivos, y el resto de profesionales de los servicios de orientación. Es por ello por lo que el PTSC desempeña un rol central en la promoción y el reconocimiento del papel que las familias juegan, no solo en la educación de sus hijos e hijas, sino dentro del propio sistema educativo. Colabora con las familias y las orienta sobre recursos y educación; detecta necesidades y desajustes, con el fin de realizar actuaciones preventivas y, en su caso intervenciones… También tiene encomendadas entre sus funciones el conocimiento y aprovechamiento de los recursos comunitarios, así como la coordinación y colaboración con los servicios y recursos del contexto cercano al centro educativo. Y desde el punto de vista del centro escolar, proporciona al profesorado orientaciones para la atención al alumnado en desventaja, aporta criterios para la evaluación del contexto sociofamiliar facilitando al profesorado la información necesaria para la mejora de su evolución educativa. 

Leer más
Revista