La decisión de montar una empresa (II). La idea de negocio.

04 diciembre 2017 1

Autora: Roberto Alonso Tajadura

Tan importante como demostrar una adecuada personalidad empresarial y manifestar una fuerte iniciativa emprendedora, es concebir con acierto y brillantez una idea de negocio y disponer de los medios necesarios para materializarla.

Una idea de negocio es una descripción corta y precisa de lo que puede ser una actividad u ocupación económica. Para que albergue posibilidades de éxito, la idea debe acreditar una determinada singularidad o distinción. Esta singularidad será, en muchos casos, la clave de su éxito.

No es fácil alcanzarla. Puede lograrse aplicando nuevos enfoques a actividades ya existentes, diseñando productos y servicios que cubran necesidades de consumo que permanecen insatisfechas, o anticipándose a los cambios que se originan en la sociedad y los mercados.

En suma, una idea de negocio, además de genuina y original, debe reunir los siguientes aspectos:

* Ser aceptada por el entorno en que va a desenvolverse.

* Estar respaldada por las capacidades y habilidades del emprendedor.

* Ser financieramente asumible y contar con los recursos necesarios.

* Ser capaz de crear valor y generar la oportuna rentabilidad económica.

* Ser sostenible en el tiempo.

* Percibirse como diferente.

* Resolver necesidades y ofrecer ventajas fácilmente reconocibles.

Ni que decir tiene, lo ideal es que comparta todos los aspectos mencionados, y se ponga en práctica en el momento más apropiado. No pocas ideas de negocio y proyectos de empresa han fracasado al poco de tiempo de emprenderse, o incluso antes, debido a la improvisación, los defectos de programación o el exceso de precipitación.

Por su parte, el proceso de selección de la idea que servirá de soporte al negocio que se desea emprender debe efectuarse de forma juiciosa y objetiva, rechazándose aquellas cuestiones que, por triviales o extravagantes, se alejen de la realidad.

Con carácter orientativo, las principales fuentes de inspiración podemos encontrarlas en:

* Los cambios tecnológicos que, con mayor intensidad, afectan a determinados sectores económicos emergentes (tecnologías de la información y la comunicación, biotecnología, nuevos materiales, etc.).

* Las transformaciones sociales y demográficas (envejecimiento de la población, surgimiento de nuevas alternativas de ocio, aparición de04 diciembre 2017 2 nuevas formas de unidad familiar, etc.).

            * La tendencia expansiva de determinados servicios (comercio electrónico, logística, restauración creativa, etc.).

* Las variaciones (aumentos o disminuciones) en el poder adquisitivo de los agentes económicos.

* La creciente sensibilidad ecológica y medioambiental de la sociedad (actividades de reciclaje de residuos, turismo alternativo y de aventura, agricultura ecológica, energías renovables, etc.).

     *  La adopción de nuevas estrategias y comportamientos empresariales como la externalización y la subcontratación.

Asimismo, el emprendedor debe mostrar creatividad, tener voluntad de innovar y desarrollar, como sostiene Israel M. Kirzner, un permanente estado de alerta para detectar las oportunidades ocultas del mercado. En este sentido, juegan a favor del emprendedor y el empresario los siguientes factores:

*  El nivel previo de formación y el dominio de las técnicas.

 * La información y el conocimiento.

*  La red de relaciones y contactos (networking).

*  La experiencia acumulada (know how).

 

Imágenes tomadas de: Pixabay

La bitácora del emprendedor

LAS FRANQUICIAS.

AUTOR: Roberto Alonso Tajadura. Las franquicias constituyen en la actualidad la forma de emprendimiento empresarial más extendida en los mercados. Al mismo tiempo, implican, para muchas empresas, una alternativa adicional de expansión diferente a la que ofrecen las estrategias de crecimiento interno o financiero. Por definición, la franquicia es el contrato por el que una […]

Leer más
05 eNERO 2020 01
La bitácora del emprendedor

LAS SOCIEDADES COLECTIVAS Y COMANTITARIAS

LAS SOCIEDADES COLECTIVAS Y COMANTITARIAS.

Autor: Roberto Alonso Tajadura.

 

Un empresario individual es una persona física, mayor de edad y con capacidad de obrar, que ejerce de forma habitual y en nombre propio, como único propietario y con ánimo lucro (obtención de beneficios), una actividad económica o industrial, asumiendo en exclusiva la capacidad de decisión en un negocio. Además, puede hacerlo con o sin trabajadores por cuenta ajena a su cargo.

En el ejercicio de su actividad, para cuyos inicios no se requiere un capital mínimo previamente establecido, la responsabilidad que asume frente a terceros tiene carácter personal y es ilimitada. 

Desde el punto de vista legal, la personalidad jurídica de la empresa coincide con la de su titular, el propio empresario individual. Por esta razón, la inscripción del mismo en el Registro Mercantil es potestativa y tiene, por tanto, carácter voluntario.

Por su parte, desde el punto de vista fiscal, el empresario individual está sujeto al Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

Leer más
2 Ene 2021 1
La bitácora del emprendedor

LAS ESTRATEGIAS COMPETITIVAS DE LA EMPRESA (III). CRECIMIENTOS, FUSIONES Y OPAS.

LAS ESTRATEGIAS COMPETITIVAS DE LA EMPRESA (III).

CRECIMIENTO, FUSIONES Y OPAS.

Autor: Roberto Alonso Tajadura.

El progresivo aumento de la capacidad productiva de las empresas ha constituido la forma tradicional de las empresas para reforzar su posición competitiva y reducir su vulnerabilidad en los mercados.

No en vano, las ventajas competitivas que proporciona el crecimiento empresarial se manifiestan fácilmente en la obtención de economías de escala procedentes de la continua reducción de los costes medios de producción, y la consecución de efectos sinérgicos derivados de la eliminación de duplicidades y la integración de sistemas de gestión, redes comerciales, etc.

Sea como fuere, son dos las estrategias de crecimiento que pueden distinguirse:

      estrategias de crecimiento interno o natural.

      estrategias de crecimiento externo o financiero.

El crecimiento interno constituye la forma natural de desarrollo y aumento de las empresas. Este crecimiento se basa en la ejecución de inversiones dirigidas a ampliar la estructura productiva ya existente. Se trata, pues, de un crecimiento orgánico ocasionado por la propia evolución de la empresa. 

Ejemplos de crecimiento interno podemos encontrarlos entre aquellas empresas que invierten en su propia actividad y deciden ampliar las instalaciones existentes instalaciones o inaugurar otras en nuevos lugares.

Leer más
Revista